jueves, 27 de diciembre de 2012

Aprendiz de Francotirador

Aquí, de "aprendiz" ...
Por razones de nuevo año -nueva era y toda la cosa- este blog ya no estará en funcionamiento. 
Puedes encontrarme en las siguientes direcciones:

Reflexiones sobre la actualidad sociopolìtica y cultural:  http://7revoluciones.blogspot.com/ 

Ociología literaria: http://porlapalabraweb.blogspot.com/

Ediciones alternativas: http://elcaracoldeespuma.blogspot.com/



Un abrazo para todos.

domingo, 19 de agosto de 2012

Ese instante turbio

Ese instante turbio


Hace un par de semanas me entregaron algunos ejemplares de un cuadernillo de poesía editado por la Universidad Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora, que estarán bautizando dentro de poco, aprovecho y agradezco al poeta, profesor y editor Carlos León, por tan bello regalo.  Espero poder compartir el digital lo más pronto que pueda -para los que no están por aquí, digo-.

¡Qué viva la poesía!

sábado, 23 de junio de 2012

"Pasión y fe por la palabra"

Recibí hoy una grata sorpresa. El amigo Carlos Yusti ha escrito una nota sobre mi reciente publicación Por la palabra.

Por acá la dejo para que tengan la oportunidad de leerla.

Saludos para todos.


¡Dale click!

lunes, 28 de mayo de 2012

Por la palabra - Nueva publicación


Y mañana en la noche salgo para San Fernando de Apure. En el transcurso del día se realizará la presentación de mi libro Por la palabra, que recoge todas las notas -especulaciones sobre libros, poesía y literatura- publicadas en la columna del mismo nombre, en El diario El Venezolano de Ciudad Guayana.

Mil agradecimientos a la Red de Escritoras y Escritores Socialistas de Venezuela -capítulo Apure, a los operarios de la imprenta regional, y por supuesto, a la plataforma del libro y la lectura del gabinete de cultura del estado Apure, quienes cumplen con la hermosa tarea de cumplir las políticas culturales-editoriales de la Fundación Editorial El Perro y la Rana y el gobierno bolivariano.

Un abrazo para todos. 

jueves, 10 de mayo de 2012

Nueva trinchera del francotirador...


Ayer comenzamos un nuevo espacio en prensa regional, otra trinchera, más que decir. Esta vez se trata de un espacio dedicado a la reflexión social desde la óptica de la juventud, en el diario De Frente de Barinas. Eso no quiere decir que el espacio en El Venezolano de Ciudad Guayana será abandonado, todo lo contrario, serán dos columnas semanales; De Frente los miércoles, El Venezolano los sábados; miércoles de reflexión social, sábado de especulación literaria y poética.

¡Saludos para todos! 



0

http://www.aporrea.org/actualidad/a141563.html


I
http://www.aporrea.org/actualidad/a143093.html



II


Para leerlo completo: http://www.aporrea.org/actualidad/a143444.html


III

También en: http://www.aporrea.org/actualidad/a143801.html

IV


https://ensartaos.com.ve/?q=node/15481

Para ver el resto de los artículos puedes ir a

 
http://7revoluciones.blogspot.com/



jueves, 3 de mayo de 2012

“Perseguir la unidad dentro de la diversidad”



Entrevista al artista y fotógrafo español Chema Madoz



Chema Madoz (Madrid, 1958)  Reconocido fotógrafo español. Premio Nacional de Fotografía (España, 2000). Ha realizado numerosas exposiciones individuales, tanto en su país como en el extranjero, su trabajo es considerado fundamental por la crítica en el panorama artístico contemporáneo. Su discurso se basa en el juego de propuestas visuales a partir de la imaginación, un no lugar, manipulando elementos y dando nuevas vistas a lo cotidiano, demostrando lo que es capaz de comunicar un solo objeto redimensionando sus funciones y ópticas, utilizando la fotografía como herramienta, dando lugar a espacios para pensarlos como un coqueteo con la poesía objeto, o como bien dice el mismo artista “yo me daría satisfecho, si consiguiera estrechar la distancia entre fotografía y poesía”.

M.A.G           Su obra es un ejemplo de la facultad que tiene el artista de manipular la realidad y ofrecer situaciones insólitas, ¿es acaso un amante de las ficciones, o responde más a un vuelo imaginativo de poner a prueba la capacidad de su imaginación y la de los espectadores?

C.M                Siempre me ha interesado la ficción, al menos en lo que tiene que ver con la literatura, pero más que un intento de poner a prueba la imaginación de nadie, lo único que hago es dejarme arrastrar por ella. Me gusta observar todo aquello que nos rodea y comprobar como la idea que nos hacemos de la realidad depende en muchos casos, de que damos las cosas por sabidas, y eso nos limita a la hora de intuir tan siquiera otras posibilidades.

M.A.G           Se le ha calificado como escultor, incluso de poeta. La fotografía no deja de ser una herramienta que tiene su participación al momento en que ya ha compuesto la pieza, es decir, es el mecanismo de inmortalización de ese instante, claro, posterior a la creación de la imagen-circunstancia que nos ofrece ¿por qué la fotografía, ha intentado con otra forma de expresión?

C.M                La fotografía lleva a esas imágenes a un territorio que tiene que ver con la imaginación, con lo impalpable.  De alguna forma hace hincapié en que es algo que existe como posibilidad, pero no tiene una realidad tangible.

M.A.G            ¿Por qué el blanco y negro, ha intentado con el color?

C.M         El Blanco y negro marca también una distancia con la idea de realidad. Es una represantación y hay algo en esa reducción del color que lo relaciona con el juego de opuestos, que es una parte importante del trabajo. Elementos que se contraponen pero que se funden en uno. Creo que era Borges el que reseñaba que en un piricipio, había una misma palabra para nombrar al blanco y al negro. De ahí que aún persista en diferentes idiomas esa cercanía. En inglés el negro sería Black y en francés el blanco sería Blanc. Me gusta esa idea de perseguir la unidad dentro de la diversidad.

M.A.G          Un fotógrafo venezolano, José Ignacio Vielma, suele sobre el oficio de la fotografía “debe hacerse primero un intensivo de poesía”; en entrevista a Franklin Fernández usted le comenta su deseo de “estrechar la distancia entre fotografía y poesía. ¿Qué puede decirnos de todo esto?

C.M                Creo que tal vez la cercanía con la poesía venga dada por que dentro de mi trabajo se utilizan unos códigos de lenguaje visual que habitualmente los asumimos como propios del lenguaje escrito,  pero no hay gran diferencia, en realidad no dejan de ser estructuras del pensamiento a la hora de comunicar una idea. 

M.A.G           Para poder lograr esa reflexión en torno a la imagen, además de la formación visual, tal vez sea necesaria una formación literaria para la expresión de la poética que se manifiesta en toda su obra, ¿existe alguna referencia literaria que lo haya influenciado, es decir, algún poeta o autor que a través de la lectura haya marcado la composición de sus imágenes? 

C.M            No de una forma consciente, pero evidentemente todo aquello que nos gusta o nos interesa de alguna forma va influenciando nuestra forma de hacer, nuestra forma de ver. Evidentemente hay autores que a lo largo del tiempo me han marcado mas que otros, aunque tengo dudas de si es posible rastrear su influencia de una forma clara. 

Hablo de autores como Perec, Raymon Quenau, el propio Borges …. Y un largo etcétera. 

M.A.G          ¿Chema Madoz quiere de alguna forma decir en sus imágenes: esto no es lo     que crees, “esto no es una pipa”? ¿El hecho de la ausencia de títulos guarda alguna relación con la necesaria participación del observador? 

C.M                Cuando Magritte afirma con su célebre título “Esto no es una pipa”. Simplemente nos está haciendo caer en la cuenta de que estamos ante una representación. Nos está indicando que estamos ante un nivel distinto de la realidad y que no podemos confundir lo representado con su representación. De alguna forma nos ayuda a tomar conciencia de la brecha que se abre ahí. 

                    Siempre me pareció que en su caso, los títulos eran una parte mas de la obra y que pasaban a añadir un nivel mas de lectura a sus ya de por si complejas obras. 

                       En mi caso, es así… prefiero dejarlo abierto y que sea el propio espectador el que haba una lectura a partir de sus propias experiencias. 

M.A.G              ¿Hay algún artista, fotógrafo o escritor que usted le esté llevando la pista actualmente? 

C.M                  Como fotógrafo me gusta Abelardo Morell y como artista Perejaume. 

M.A.G            ¿Busca solamente una experiencia estética? ¿En algún momento ha intentado transmitir algún discurso de tipo social o político? 

C.M                Nada más lejos de mi inteción que transmitir una experiencia estética. Me interesan las imágenes en la medida de que me sirven para cuestionarme todo mi entorno, pero la belleza, seguramente venga por que son imágenes que están despojadas de todo lo accesorio y la desnudez siempre está cercana a esa idea de belleza. 

                 El discurso social o político no es el eje de mi trabajo, pero si que hay unas cuantas imágenes que lo tocan de cerca. Si en una bandera, el paño se sustitue por una alambrada, creo que da para hacer una lectura  de ciertos problemas. O si con un collar de perlas se hace la soga de una horca….. Creo que podríamos encontrar unos cuantos que trabajan en ese sentido 

M.A.G             ¿Algún consejo para jóvenes pensadores de la imagen? 

C.M                Soy un desastre a la hora de dar consejos a nadie.



Más de Chema Madoz en: http://www.chemamadoz.com/

domingo, 8 de abril de 2012

(todos) Edipo frente a la esfinge

Edipo y la esfinge de Gustave Moreau (1864).


-a propósito de la reciente adaptación  de Edipo Rey presentada en nuestra ciudad-

¡Edipo, asesino de su padre, Edipo, esposo de su madre, Edipo, soluciona­dor del enigma de la Esfinge! ¿Qué nos dice la misteriosa tri­nidad de estos actos fatales?
Friedrich Nietzsche

Lo importante es poner la sensibilidad, por medios ciertos, en un estado de percepción más profunda y más fina, y tal es el objeto de la magia  y de los ritos de los que el teatro es sólo un reflejo.
Antonin Artaud

Han pasado varias décadas desde que Manuel Darío Grüber reseñara en textos locales una celebración “fastuosa” del día internacional del teatro en Barinas, exactamente en el año 1975. No puede escaparse de nombrar Para una historia del teatro en Barinas (1999), editado por la fundación cultural Barinas, de la mano de Víctor Mazzei González y Alfredo Ramos, incluyendo también en el agente tiempo-espacio a Junior Palacios con su extendida investigación del teatro en nuestro estado: http://teatroenbarinas.blogspot.com/.  “Hablar de teatro en Barinas es hablar de un teatro informal, popular, de aficionados…” dice Ramón Lameda en palabras que inician el texto de Mazzei González y Ramos; al parecer, aún cuando han transcurrido más de trece años las cosas no han cambiado mucho.  

Recientemente, exactamente el 30 y 31 de marzo, en el marco de la celebración de la semana internacional del teatro, presenciamos un acontecimiento cultural poco frecuente en nuestra ciudad, la puesta en escena de una tragedia griega; Amor y Pecado sirvió de título para la adaptación de Edipo Rey de Sófocles. La acción artística es en sí el botón que acciona todas las emociones, dos posiciones y emociones –al parecer- antagónicas me sacudieron luego de presenciar la presentación: desagrado y optimismo. Como diría una vez el español Santiago Trancón a propósito de un montaje del Claca-teatre de Catalunya junto a Miró: “los motivos de tal desagrado parecían bastante claros: lo caótico y descuidado de la puesta en escena, la redundancia irritante de gestos y movimientos, la contradicción entre una supuesta tensión narrativa y el punto muerto de una escena como totalidad”  Quiero dejar claro que cualquier postura crítica no deja de ser una mera especulación y acción subjetiva, y aunque al parecer no valga la pena, toda reflexión en torno al hecho artístico es lo que la sostiene como expresión, si no existe ningún tipo de comentario desde la óptica artística, y digo artística porque las impresiones buscan ocupar espacios que vayan más allá de lo que representa un acercamiento de mera felicitación y prójimo, lejos de cuanta filiación exista con los hacedores, puesto que hay de los que gritan vivas y alegrías con afán de percepción y agudeza de sensibilidad profunda, abandonando sin querer lo acertado en el sentir y la expresión de los hacedores que llama Artaud ¿cómo crece el artista si todo es celebrado?.

La adaptación realizada por Oliver Henríquez, quien también se desempeñó como director de la pieza, presenta una continuidad muy bien dispuesta, aunque ha suprimido al Coro, tensión elemental para desarrollar el sentido común de la trama; el Coro canta y reflexiona de forma omnipresente, anima en ocasiones a Edipo en el texto original, habría que preguntarle al director si pretendía amilanar aún más al rey de Tebas, en su condición humana tras los crueles embates del destino; hubiese querido al Coro, ¿ya ven porque es un ejercicio subjetivo y necio la crítica? No es más que un deseo personalísimo haberlo visto en escena.

Da la impresión que resumir a Edipo (Adolfo Ramírez), Yocasta (Daineris Gutiérrez), Creonte (José Briceño) y Tiresias (Raimon Velasco) en los aposentos reales, sugiere a una sencilla solvencia del espacio escénico, punto para Oliver, quien al parecer ha sabido solucionar con tan poco espacio para trabajar. Aquí es donde aprovecho y felicito oportunamente la interpretación de quien encarnó a Tiresias, quien fue más allá de la circunstancial –y menos mal- Yocasta salida de un culebrón de Venevisión, hace partícipe no sólo para ella, sino también para los interinos Edipo y Creonte con el amplio despliegue en la redundancia de gestos y movimientos; cuando falta poesía la gran hazaña de memorización de un guión se vuelve contra uno mismo.

He notado en otros montajes del mismo director cierto lugar común (Yo Soy Gardenia Mirabal es un ejemplo), más que dramático, técnico, y me refiero a la musicalización. He allí un punto menos, evocado por la contradicción entre una supuesta tensión narrativa y el sostenimiento de una serie de eventos que se desarrollan según avanza la trama; durante toda la obra suena el mismo fondo musical. Acción y reacción son sepultadas tras la monotonía melódica, tensión y distención sepultadas por el abuso de un recurso que arrincona el talento de los actores. Me atrevo a reclamar una mayor disposición de los actores a la dirección y viceversa, los detalles que han resaltado obedecen a esos detalles de llevar la batuta en la orquesta.

En el punto optimista –recuerden que eran dos posiciones y emociones- aplaudo los esfuerzos que hace el equipo de Teatro Maporal por darle vida a las tablas barinesas, desde hace mucho tiempo no se realiza un trabajo sostenido de las artes escénicas en nuestra ciudad, ellos ya llevan su camino andado, demostrando valentía y coraje necesarios para darle vida a la obra fundamental de Sófocles, y todas y cada una de las puestas en escena que han representado. Cada uno de los integrantes del elenco, equipo técnico y de dirección representan esa nueva generación que a través del compromiso sostenido, con  vocación artística, renueva y redimensiona las posibilidades de esta disciplina. Claro, sin menospreciar las grandes aproximaciones a nuestras comunidades que han realizado conocidos y conocidas artistas, actores y cultores (eso es otro cuento) incansables batalladoras de las tablas como Katy Andrade, Mery Carruido con sus Luceritos del Alba. Félix Salazar y su eterna Mala Hembra, el Teatro Barinés de Muñecos, La Compañía Nacional de Teatro, manifestaciones como la Misión Cultura Corazón Adentro –hace poco vi una versión de Blancanieves, en donde en vez de manzanas envenenadas la bruja cargaba una cesta de cachapas- morí de risa, de lo buenos que son los chicos.


 Todavía muchos siguen afianzados y dispuestos a otorgarle solidez a este espacio del arte que sufrió en el pasado de la ausencia de apoyo institucional, y que en la actual circunstancia histórica junto a las oportunidades lucha con esa personalidad efímera que asume el teatro, para integrarse al resto de las expresiones artísticas como un teatro de calidad con sello barinés. Este texto no deja de ser una necesidad de llevar a la posteridad las manifestaciones que han tenido lugar en nuestra ciudad, recuerden que tal vez quede para el futuro los afiches, las fotografías, pero las imágenes proyectadas en la palabra no dejan de ser un hermoso mecanismo para evocar aquello que se escapa a nuestra memoria. Además de la necesaria reflexión en torno a la realidad artística de nuestra ciudad, del necesario acercamiento que debe existir en la comunidad de artistas, apuntando a la acción multidisciplinaria, por eso siempre tomo lo que decía Joan Brossa “… A un señor que le interesa la pintura o la escultura tiene que interesarle la música, la poesía y el teatro porque las artes se interfieren, se enriquecen mutuamente. Una buena pintura puede solucionar un poema, y una pieza musical puede solucionar una pintura, etc. Las personas que prescinden de esta premisa caen en el inmovilismo (...), no han hecho ninguna aportación a su época”. Podría residir en esta aparente reactivación de la actividad cultural barinesa en una nueva generación de artistas que le darán un nuevo rostro al imaginario histórico-artístico de nuestra ciudad, sólo si estos son capaces de ser lo suficientemente sensibles y humildes para captar las vibraciones que los une en este gran vórtice de la vida por el arte.

La tragedia en el teatro –como en todas las artes, incluso la vida- tal vez resida en su naturaleza efímera. Por eso el arte espera de sus hacedores el mayor de los encuentros y reflexiones, para lograr esa fugaz pero absoluta perfección, que se encuentra en todos los oráculos habidos y por haber. Si bien se presenta en símbolos están dispuestos a ser interpretados. Todos Edipo frente a la esfinge, todos adivinadores, suicidas y valientes, con el trabajo adelantado de saber el principio y el final para evitar la tragedia.

A tener entonces los ojos bien abiertos, no vaya a ser que la esfinge tenga cartas escondidas bajo la manga.

Nos vemos en la próxima obra.


viernes, 6 de abril de 2012

Los Grandes Espacios




“El hombre actual está perdiendo hasta el recuerdo de las estrellas; ya no sabe nada de fauna, de flores, ni de meteoros”.
Marc de Civrieux





 Ayer y hoy he vivido la biblioteca de Babel. Sí, esa misma que proyectó Borges en El Jardín de los senderos que se bifurcan, por allá en el año 1941. Ese universo bibliográfico lo encontré en La Mucuy baja, cruzando las puertas de la Quinta Wanadi, entre las hermosas montañas cercanas a la ciudad de Mérida. Marc de Civrieux, incansable investigador, viajero infatigable de la lengua secreta del Watunna, maestro eterno del mito, nacido en Francia y quien llega a nuestro país en 1939 para quedarse; nos ha legado Los Grandes Espacios, biblioteca compuesta por “más de  9.500 volúmenes sobre la historia material y espiritual de la humanidad, etnología, mitología, religión, ciencias naturales, astronomía, incluyendo, claro, a Venezuela y América. Esta colección fue pacientemente recopilada y clasificada bajo el propósito de impulsar la investigación a partir de una visión humanística, coherente y profunda del mito y la historia”, palabras armadas por su compañera Gisela Barrios en un texto incluido en el homenaje que lleva por nombre El hombre que vino del Orinoco (CONAC, 2000).  Parece un sueño el hecho de encuentrarme escribiendo el artículo que lees en estos espacios, rodeado de miles de tomos convertidos en acervo cultural de la humanidad, años de esfuerzos de parte del maestro Civrieux, su compañera e investigadores, poetas, y amigos. Una vez leí del poeta Luis Alberto Crespo que una biblioteca era el sostén de una casa, a buen ejercicio de la imaginación ver como se sostiene ésta.



            Aún tras el vórtice postmoderno y las alzadas voces del apocalipsis de la cultura del libro y la agitada sociedad de consumo, seguimos encontrando en estos espacios la luz que es capaz de seguir transformando a la humanidad; la luz del conocimiento, que sumado a la libertad de ejercerlo, nos ofrece el más amplio espectro de oportunidades para seguir transformando nuestra sociedad, contagiando del brío humanista nuestras voluntades, fijándonos en el imaginario de la palabra, pesada, medida, vivida y documentada para la oportunidad de los otros, de la comunidad, del colectivo, en ese reconocimiento constante de los ejercicios especulativos y de la imaginación, a través de la ciencia y el arte; formas que bien están configuradas en el mito, pulso y botón evocador, dimensionador de los grandes haceres del maestro Marc de Civrieux.
            Gisela Barrios de Civrieux me comentó que gracias al centro de la diversidad cultural, de la mano de Benito Irady, se encuentra el portal web http://www.losgrandesespacios.com.ve/  disponible para todos, para aquellos que no se encuentran en La Mucuy Baja puedan disfrutar de su gran obra y legado, del viajero infatigable de la lengua secreta del Watunna, Marc de Civrieux, El hombre que vino del Orinoco.

La Mucuy Baja, Quinta Wanadi, Mérida - Venezuela 05 de abril de 2012


           

domingo, 18 de marzo de 2012

Consideraciones para el trabajo en colectivo



Consideraciones para el trabajo  en colectivo
-en permanente construcción y discusión-

El creador, el artista del siglo XXI está obligado a definirse, en sus formas, reflexiones y haceres, como un protagonista político con alto compromiso militante. Podríamos tomar algunas palabras de la carta abierta que le escribiría algún día Xavier Araiza a Octavio Paz cuando saltó la talanquera hacia la derecha, para definir algunas de sus características: socialista, democrático, libertario, aderezado con yerbas anarquistas, condimentos iconoclastas y sabrosas salsas humorísticas. Sus acciones deben estar en contra de cualquier tipo de dominación, ya sea simbólica, espiritual, bélica, mediática-comunicacional, de género, racial, de especie, y cuanta forma de opresión se pasee por nuestros espacios. Trasciende las vanguardias artísticas, entendiendo que el ser se somete constantemente al cambio, se redimensiona de acuerdo a sus necesidades, despertares y convicciones sociales, morales, éticas y espirituales; está consciente de que vivimos en un mundo de cínicos e indolentes inducidos, arropado por millares de eufemismos: masacres de pueblos enteros son cambiadas por “bombardeos humanitarios”, en donde asesinar a niños y bombardear sus escuelas representa un “daño colateral”. Los países y principales potencias imperialistas se ghan transfigurado en transnacionales, bancos y multinacionales del mercado que pretenden seguir sometiendo a aquellos emergentes, bautizándolos como parias, utilizando su vasto poder mediático-comunicacional, con la “intoxicación lingüística” que llamó el escritor español Vicente Romano; recordemos que el lenguaje sigue siendo uno de los principales instrumentos de violencia simbólica, las palabras y los conceptos se utilizan conscientemente para violentar la capacidad de pensar de las masas, de toda la población, limitan la capacidad de que tú pienses, confundir mentes para confundirte. ¿Acaso no has escuchado eso de bombas inteligentes? Cuando hablan de un país de derecha dicen “gobierno” cuando hablan de un país de izquierda dicen “régimen”, ahora a los revolucionarios en europa y en norteamérica les llaman “indignados”, a los países que se hipotecan con el fondo monetario internacional los “salvan económicamente” Tú mismo lo has visto en sus medios que te hacen creer que te pertenecen, tú mismo lo has escuchado. Es entonces un mundo de contradicciones, que necesita el compromiso para el cambio a través de la sensibilidad que sólo puede ofrecer el arte y la diversidad cultural de los pueblos en sus múltiples formas y expresiones,  es tiempo entonces en que todas estas contradicciones sean aderezadas con la revolución que va más allá de todas las revoluciones, La Revolución Cultural.

El arte y la diversidad de los pueblos es expresión de individuos como tú y como yo. Cuando hablamos de compromiso nos referimos a algo así:

El compromiso

            Generalmente, incluso conceptual y diccionariamente, acusamos al compromiso de obligación contraída,  palabra que aprisiona nuestras voluntades, incluso da nombre a una de las dinámicas conyugales (novios que se comprometen, anillo y toda la cosa) Aquí no hablamos ni de lo uno ni de lo otro, nos referimos más bien al grado en que te identificas con lo que haces y porqué lo haces, además de qué tanto estás dispuesto a hacer por lo que amas y defiendes. Pasa que te encuentras solo y crees que puedes cambiar al mundo así, desde cualquiera de los puntos que te encuentres. Al rato te topas con esa pared enorme llamada sistema, que más que concreto o ladrillos, asemeja un remolino de muchas cosas que no entiendes y que tal vez puedas hallarle -por ratos- un sentido del sinsentido, y no me vengas por favor con que no me entendiste, un gran pensador decía que las cosas complejas requerían explicaciones complejas, y la sociedad y sus actores no son muy sencillitos que digamos, o sea, tú y yo; nosotros.

El compromiso es fundamental para la acción más allá de nosotros solitos contra esa gran pared, además de otra cosa que nos lleva a pensar-nos.  Ajá, así mismo, pensar-nos, porque no estás solo o sola contra el remolino, que en parte tiene la culpa de hacerte creer que nadie te acompaña. Ni de broma lo creas, eres parte de un colectivo que a su vez forma otro colectivo y así sucesivamente, sociedad le dicen. 
Si te encuentras leyendo esto es porque tienes interés de trabajar en colectivo (estás claro como quien dice).

A continuación te presento algunos tópicos que deberías echarle una ojeada:

¿Por qué soy parte del colectivo?


Antes que nada, revisemos el siguiente concepto:

“Un COLECTIVO es un grupo de personas que comparten o están motivados por un mismo tema u objeto de interés, o que trabajan juntos por un mismo objetivo. Se caracterizan por compartir y ejercer poder político y social, y tomar decisiones basados en el consenso y principios igualitarios”.

Cuando trabajamos en equipo reconocemos que solos desde nuestro cuarto, casa o taller, tenemos poco o ningún impacto en cualquiera que sea el campo de expresión de nuestra labor, además que las afinidades sólo son compartidas cuando nos encontramos con otros individuos; a menos que sufras algún síndrome de doble personalidad o tu ego vaya más allá de nuestra vista y seas afín a ti mismo. Soy parte del colectivo porque reconozco que comparto muchas ideas con aquellos que me he encontrado en este momento de mi vida, soy parte del colectivo porque me veo en ellos y ellos se ven en mí, si no sientes eso en tus compañeros entonces no es un colectivo y a lo mejor te equivocas de lugar, tómalo como un consejo eterno; mantener siempre los sentidos afinados para reconocer qué nos conviene y qué no.

¿Qué quiero con ello?

Si quieres hacer dinero podrías estar equivocándote de lugar. Pregúntate si realmente quieres a través de tu talento sensibilizar a la sociedad, sensibilizar a tus semejantes para lograr un cambio tangible en su forma de percibir la realidad, más allá de tus intereses personalísimos. El interés es un interés común y si eres lo suficientemente inteligente y sensible, usa tu talento para convercer-nos, convencer-los y convencer-te de que eres valioso por tu sensibilidad y tu deseo de contagiar-nos, contagiar-les ese pensar en colectivo.


 ¿Hasta qué punto creo en mi trabajo?

Si piensas que participando en un colectivo lograrás la aceptación de tus descabelladas ideas, piensa más bien en dedicarte a otra cosa. Primero debes convencerte a ti mismo de que tu talento, cualquiera que sea, es capaz de transformarte a ti y a tus semejantes. Si no crees en ti nadie más lo hará; el colectivo, además de ser una organización para sumar voluntades, funciona en ocasiones como espacio para no sentirse uno tan solo, así que no dudes en comentar y compartir cuando a tu moral le dé por pasearse a ras del suelo.

¿En qué momento se presenta el verdadero compromiso y por qué?

Generalmente cuando te das cuenta que estás creciendo y notas que esa rebeldía no era cosa de la adolescencia o la inmadurez, y mientras otros, como dice el poeta Antonio González (sin ánimos de ofender o menospreciar, mosca con eso), andan hablando de “música insoportablemente actual”, el carro o el celular de moda, tú andas pendiente de leer algún ensayo de teoría literaria, guía práctica de vegetarianismo, oído musical, psicología para animales, antología teatral y no conforme con eso piensas dedicarte a la creación, al activismo y promoción artística, y por supuesto, vivir de ello.

El trabajo en colectivo, además de compromiso requiere niveles interesantísimos de organización y es por ello que te invitamos a revisarlos:

El espacio de acción: comprende tanto el espacio intelectual, político o cultural, además de  la infraestructura y el espectro de acción: lugar de trabajo, disciplina, especialidad artística, medios de creación, promoción y divulgación. (Redes sociales, radio, televisión, medios impresos, boca a boca, murales, esténcil y cuanta cosa se te-nos ocurran) Luego de que ya tengas tu Espacio de Acción queda organizar las diferentes actividades a realizar con el Colectivo, desde cualquiera de las disciplinas y expresiones.

Líneas de acción:

·         Acción experimental multidisciplinaria

Que las palabras del poeta catalán Joan Brossa nos ilumine esta línea: “… A un señor que le interesa la pintura o la escultura tiene que interesarle la música, la poesía y el teatro porque las artes se interfieren, se enriquecen mutuamente. Una buena pintura puede solucionar un poema, y una pieza musical puede solucionar una pintura, etc. Las personas que prescinden de esta premisa caen en el inmovilismo (...), no han hecho ninguna aportación a su época”.

·         La postura sociocrítica

Para una mayor comprensión de nuestra sociedad y sus necesidades es necesaria la constante formación en los campos del saber, ya sea el literario, filosófico, artístico-cultural, jurídico, intelectual y espiritual, la reflexión es necesaria para reconocer, para confrontar cualquier situación. El integrante del colectivo debe poseer una formación intelectual que sea capaz de romper cualquier tipo de discurso. La confrontación y la crítica es necesaria y para eso está el conocimiento, para el constante estudio, revisión y discusión. ¿Cómo reconocemos y atacamos las desviaciones y contradicciones de nuestro tiempo? Los libros, allí se encuentran muchas respuestas y preguntas también, en el cine, la prensa, la música, internet, las obras de arte, la ciencia, el saber popular, el imaginario mágico-religioso de nuestros pueblos indígenas; no podemos prescindir de ningún tipo de conocimiento; conocimiento para reflexionar, compartir y producir más conocimiento. Debes abrir bien los ojos porque no todo lo escrito y difundido es cierto y también muchas cosas que creemos ciertas no lo son, así que ponte manos a la obra, tus compañeros del colectivo pueden ayudarte en eso, sus libros, sus espacios en las redes sociales, radio, prensa y cualquier mecanismo informativo están disponibles, hay uno muy importante y es sentarte con ellos a conversar.

·         La búsqueda de los indiferentes

Están las alternativas de difusión disponibles, tanto los medios alternativos que dispone el estado (radios, emisoras y canales comunitarios), los espacios totalmente gratuitos de internet (blogs, bitácoras, redes sociales). Estos deben ser mecanismos para promover las actividades realizadas por el colectivo y que sean capaces de motorizar y atraer no sólo espectadores, sino también a futuros participantes del colectivo. Decía Pierre Bourdieu un sociólogo francés “no te preguntes porque tú eres diferente, más bien pregúntate porqué otros son indiferentes”.


Para tomar en cuenta:

-El sistema te miente, no todo lo que ves en la tele es cierto, no todo lo que ves en internet es cierto, no todo lo que lees es cierto, no todo lo que ves es lo que es, reflexiona un poquito y podrás verlo por tu propia cuenta.
-El sistema nos desorganiza, nos hace desorganizados para él organizarnos a su antojo.
-El sistema nos hace indiferentes, recuerda, no te preguntes porqué tú eres diferente, más bien pregúntate porqué otros son indiferentes.
-El sistema lucha por romper y aislar a sus críticos y atacantes, los convierte en parias, su objetivo es contagiarnos con sus ataques en todas dimensiones, desde los países hasta las personas; si eres vegetariano estás loco, si te gustan los animales estás loco, si te gusta leer estás loco, si te gusta la naturaleza estás loco, si te gusta hacer cosas para cambiar al mundo estás loco ¿te suena familiar? Un gran poeta-músico de los años noventa llamado Kurt Cobain decía “ellos se ríen de mi porque soy diferente, yo me río de ellos porque son todos iguales”.
-El sistema nos convierte en procrastinadores, ¿qué, procrastina qué? procrastinación (del latin: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables”. Nos hace entonces especialistas en posponer encuentros y actividades, y no me vengas a decir que no te ha pasado, dejando para último los trabajos de la universidad, del liceo, incluso cuando vemos cosas en internet dejamos de ver una por ver otra y lo olvidamos por completo, “ay tengo que hacer el trabajo de x materia, ya va primero reviso el Face”, hasta las ganas de ir al baño las posponemos, hasta que se nos olvida y después nos damos cuenta que desde hace bastante debimos hacerlo.

-Estamos en una carrera contra el tiempo, una carrera que ha instaurado el sistema, la carrera está definida por la distracción de quienes participan en ella, ¿vas al cine y gastas medio suelto tuyo o de tus padres? Qué raro, hay bastantes proyecciones gratuitas en la ciudad, en tu ciudad, sólo que no lo sabes, estas distraído o distraída, hay talleres de teatro, de danza, de artes plásticas, de música, de poesía, de literatura, actividades culturales, naturales (parques, jardín botánico, caminerías turísticas), deportivas, porque el deporte también es cultura, y de naturaleza social por montón desde diversos puntos y espacios, gratuitos y accesibles.

Entiéndase entonces como el primer comunicado, sujeto constantemente a la deconstrucción y revisión.



Hay que romper el círculo de la procrastinación; amarrarnos a los gerundios:

 Imaginar, estudiar, investigar, reflexionar, discutir, organizar, actuar y proyectar









Administrando claros conceptos de orientación- Bitácora versificada para mostrar. Espacio literario moderado por Miguel Antonio Guevara. IBSN:11-26777-1-12. Año de creación: 2007. Contacto: miguel.contacto@gmail.com

Esta obra está bajo licencia de Creative Commons.